Cuando vas llegando a Rosarito “el cuerpo lo sabe”, como se dice coloquialmente en México.

Solo basta viajar con las ventanas abajo y el aroma al mar, como si fuera una promesa de algo grande, te va saludando al llegar. Su aroma inconfundible de las partículas finas del océano que quedan flotando el en aire nos reciben. A lo lejos se ven gaviotas volando tan alto, que están completamente desconectadas del ruido que los turistas hacen al llegar. El aroma al mar y los colores de las artesanías te reciben en esta mágica ciudad.

Esta joven ciudad fundada oficialmente en 1938    vive del turismo. Toda su gente es amable y se preocupa por atender al turista, ya sea internacional o nacional, siempre encontramos una cara amable, una sonrisa y las indicaciones acertadas para ir a comer; porque no detenerse y probar las delicias de esta ciudad es simplemente haber perdido medio viaje.

Rosarito nos ofrece un destino para vacacionar familiar, relajado, ofreciéndonos  una “isla” y poder escaparnos  de  la rapidez del día a día de otras ciudades. Este destino, nos da lo mejor de Baja California, por un lado un Océano Pacífico  azul  con aguas mansas y una arena suave que te hipnotiza para recorrer la costa caminando hasta el atardecer.  Por otro lado la excelente Cocina BajaMed, cuya base es la cocina tradicional, la cual los jóvenes chef, están dándoles pinceladas de actualidad, atreviéndose a mezclar nuevos sabores y tendencia, pero siempre manteniendo las bases de una mediterránea, en donde la langosta es la reina indiscutida.

Esta ciudad no supera los 100 mil habitantes, esto le da a quienes la visitan la familiaridad  y la sensación de pertenecer a ella y la oportunidad de recorrer sus destinos con la confianza y seguridad que entrega una ciudad acogedora que además cuenta con  todos los servicios (clínicas, dentistas, cines, etc.) que tienen otros destinos.

Rosarito entrega mucho a los visitantes, sobre todo a aquel que busca descansar, que no quiere un destino turístico con hoteles sin cuartos o fiestas que duran días. Esta ciudad en su justa medida entrega las actividades que uno desea hacer en familia: buceo, surf,  gastronomía, caminatas, etc.

Si tienes pensado un destino que te conquiste, voltea a Baja California y sobre todo a Rosarito, que estará esperándote en tus siguientes vacaciones, listo para recibirte con los brazos abiertos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *